Informe final del Proyecto URU/84/002 PEDECIBA.

(Aprobado por la Comisión Directiva del PEDECIBA el 20 de agosto de 1998.)

Este es un informe final de actividades del Proyecto PEDECIBA - URU /84 /002, cuyo período de funcionamiento es 03/12/1986-31/12/1997.

El Programa de Desarrollo de las Ciencias Básicas ha funcionado ininterrumpidamente desde diciembre de 1986, hasta la fecha. Por razones ajenas al Programa, se ha dado término al Proyecto URU/84/002, pero el PEDECIBA ha continuado funcionando sin modificaciones debidas a esta circunstancia, dentro del marco de un nuevo Proyecto (URU/97/016). Este informe final no reemplaza el contenido de los informes anuales producidos durante el período de funcionamiento, ni, mucho menos, de los dos informes de evaluación externa de junio de 1989 y septiembre de 1996. Aporta, más bien, algunos comentarios de carácter general.

1. Introducción.

El 22 de octubre de 1986, fue firmado el Acuerdo para el Desarrollo de las Ciencias Básicas entre el Ministerio de Educación y Cultura y la Universidad de la República [1]. En esa oportunidad fue designada la Primera Comisión Directiva del PEDECIBA[2], y la Comisión completó su integración, designando al Director Académico del PEDECIBA [3], y al Subdirector [4].

El 3 de diciembre de 1986, el Poder Ejecutivo y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) acordaron continuar el Proyecto de referencia (URU/84/002), que había comenzado con un Programa de Asistencia Preparatoria, conviniendo una financiación inicial de 1:200.000.- US$ aportados por el Gobierno, y US$ 951,742.- aportados por el PNUD para que el PEDECIBA desarrollara sus actividades hasta 1989 [5].

En sucesivas oportunidades, el Poder Ejecutivo comprometió nuevos aportes para la continuación de las actividades del PEDECIBA, y, desde 1994, por disposición del Poder Legislativo, el Presupuesto General de la Nación incluye una partida de US$ 900.000.- para el PEDECIBA, ajustada a US$ 1:253.000.- desde 1995.

En conjunto, a lo largo del período de referencia, el aporte nacional se incrementó hasta alcanzar la suma de US$ 7:345.524.-, de los cuales US$ 638.192.- se han transferido al Proyecto URU/97/016. El aporte del PNUD se incrementó a US$ 1:069.841.-, de los cuales US$ 75.000.- se han transferido al Proyecto URU/97/016. Además de los aportes del Gobierno y del PNUD, el PEDECIBA recibió otras contribuciones que, junto con las ya mencionadas, se detallan en el Anexo 1.

2. Cumplimiento de los objetivos específicos del PEDECIBA.

Las metas fijadas explícitamente por el PEDECIBA se han cumplido en su totalidad.

En sus 11 años de funcionamiento, el PEDECIBA recuperó para el país más de un centenar de investigadores que residían en el extranjero, o que, simplemente, estaban marginados de sus tareas científicas. Ha generado decenas de nuevos laboratorios y estructurado un programa de postgrados en ciencias que cuenta con cientos de egresados de todas las áreas.

Las dos misiones de evaluadores externos que informaron sobre las actividades del PEDECIBA [6] coinciden en establecer que el Programa ha cumplido con los objetivos propuestos.

En su informe del 20 de septiembre de 1996 la Segunda Misión expresa, entre otras cosas, sobre los objetivos del PEDECIBA, la opinión de que ``... el PEDECIBA ha cumplido de manera ejemplar los objetivos centrales que llevaron a su creación, y que debe ser mantenido, reforzado y ampliado. Dichos objetivos fueron:

  1. crear una plataforma científica capaz de desarrollar las Ciencias Básicas y la Tecnología nacionales,
  2. formar profesionales capacitados en cada disciplina y
  3. contribuir a la consolidación y el avance de la ciencia y de la cultura.''

El mismo informe expresa, sobre los logros del PEDECIBA: ``Lo adecuado de las metas, lo acertado de la organización destinada a alcanzarlas, y la eficacia de la forma en que fue implementada, permitieron logros altamente positivos en prácticamente todos los frentes y conllevaron, por lo tanto, el éxito global del Programa. Catalogamos de espectacular el crecimiento de varias áreas en los primeros años, y creemos firmemente que, en la década completa, el Programa ha ido mucho más allá de lo que era razonable esperar.''

Entre los logros a los que hace referencia, la Misión reconoce:

Nos referimos a los dos informes de evaluación externa, para los detalles referentes a la manera en que el Programa ha dado cumplimiento a sus objetivos directos de apoyo a la actividad científica y de formación de recursos humanos.

El Anexo 3 aporta algunos datos numéricos sobre las actividades realizadas, los resultados obtenidos, y sus costos presupuestarios.

3. Comentarios sobre las actividades realizadas.

Algunos de los resultados del Programa se han manifestado de manera continua a lo largo de sus once años de funcionamiento. Otros han tenido efecto principalmente durante alguna parte de ese período. Desde este punto de vista, podemos dividir el lapso transcurrido desde el comienzo del funcionamiento del PEDECIBA en varios períodos que se distinguen o bien por los problemas que interesaron principalmente a la Comisión Directiva del Programa, y a los Consejos Científicos de las áreas, o por la repercusión que el PEDECIBA tuvo sobre la actividad de los científicos radicados en el país. No se trata de períodos necesariamente sucesivos, sino que algunos están superpuestos en el tiempo. Nos referimos a cada uno de ellos por separado.

3.1. Período de planificación de la organización del Programa, y edificación de la estructura de funcionamiento.

Una vez constituida la Comisión Directiva del Programa, sus primeras actividades consistieron en formalizar los vínculos entre los investigadoresresidentes en el país y el Programa, y en construir una estructura mínima de funcionamiento administrativo y de apoyo secretarial y bibliotecológico para el programa en su conjunto, y para cada una de sus áreas.

3.1.1. Designación de los Investigadores del PEDECIBA.

Se estableció que los investigadores del Programa pertenecerían a uno de dos niveles académicos, el Primer Nivel, el más alto, con dos grados, 5 y 4, y el Segundo Nivel con uno: grado 3. Las definiciones pertinentes se indican en el Anexo 2. Se estableció asimismo que los investigadores serían honorarios, que participarían en las actividades de enseñanza de postgrado a ser desarrolladas por el Programa, y que serían elegibles para integrar los Consejos Científicos de las áreas, de los cuales serían además los electores.

Se designaron Comisiones Asesoras de Calificación integradas en su mayoría por científicos preferiblemente de la región, con conocimiento del ambiente científico nacional, pero externos al conjunto de interesados en participar activamente en el PEDECIBA. También integraron esas Comisiones algunos investigadores pertenecientes a la Comisión Directiva, cuyos méritos sobresalientes hacían innecesaria su calificación, los que fueron designados directamente Investigadores del PEDECIBA.

Como resultado de la actividad de estas Comisiones, fueron designados 68 investigadores en el Area de Biología, 7 en el Area de Física, 1 en el Area de Informática, 13 en el Area de Matemática, y 17 en el Area de Química.

A lo largo del período de funcionamiento del Proyecto, se hicieron nuevos llamados, se produjeron nuevas aspiraciones, y actuaron nuevas comisiones, que pasaron gradualmente a estar constituidas íntegramente por investigadores del PEDECIBA. Se realizaron también reevaluaciones periódicas de los investigadores en ejercicio, de las que resultaron, según los casos, el mantenimiento del investigador en el Programa en el mismo grado en que había sido designado, su promoción a grados más altos, o su desvinculación del Programa cuando el trabajo realizado no estaba a la altura de las exigencias impuestas por el PEDECIBA.

Los criterios utilizados para la calificación y para la evaluación y eventual recalificación, han sido cada vez más exigentes, como adaptación al progreso académico motivado por el propio funcionamiento del PEDECIBA.

La cantidad de investigadores al témino del período de referencia es de 331 (ver Anexo 3), que corresponde a una tasa de crecimiento media de más del 12% anual a partir del momento en que se constituyeron los primeros cuadros.

3.1.2. Locales y personal de apoyo.

Si bien la Dirección y la Administración contaban con un local en el Piso 15 del Hospital de Clínicas, proporcionado generosamente por el Hospital en las inmediaciones del que había sido el lugar de trabajo universitario del Director del Programa hasta su reciente retiro como docente de la Universidad de la República, los investigadores que aspiraban a integrarse al PEDECIBA gestionaron en sus lugares de trabajo la cesión de facilidades locativas para el funcionamiento de los Consejos Científicos de las áreas y del personal de apoyo que el Programa designara.

Se consideró entonces que el PEDECIBA funcionaría al menos con seis reparticiones, una para la Dirección y la Administración, y las restantes cinco para apoyar el funcionemiento de los cinco Consejos Científicos de las áreas, cuyo personal administrativo y técnico debía ser designado. Se estableció inicialmente que el programa contara con un administrador, y con un secretario de la Dirección que también actuara como secretario de la Comisión Directiva, y que cada área tuviera el apoyo de un secretario y de un bibliotecólogo, de acuerdo a sus necesidades y conveniencia.

Por ese motivo, una de las primeras medidas de la Comisión Directiva fue la realización de concursos abiertos a toda aspiración para la provisión de los cargos de Administrador/a, Secretario/a de la Dirección, Secretario/a de Area, y Bibliotecólogo/a, teniendo en vista una estructura típica de un/a secretario/a y un/a bibliotecólogo/a por área, con las variantes que pudieran corresponder a las mayores o menores necesidades específicas de cada área (ver 3.2.1).

Como resultado de estas medidas de organización, a mediados de 1987 el PEDECIBA estaba infiltrado en los lugares donde se hacía investigación básica en el país, con sedes del Area de Biología en la Facultad de Medicina, en la Facultad de Humanidades y Ciencias, luego Facultad de Ciencias, y en el Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable, del Area de Física en las Facultades de Humanidades y Ciencias y de Ingeniería, del Area de Informática en la Facultad de Ingeniería, del Area de Matemática en la Facultad de Ingeniería [7], y del Area de Química en la Facultad de Química.

La Oficina del PNUD transfirió al PEDECIBA un vehículo de otro proyecto, a un costo muy conveniente, y la Universidad de la República designó un funcionario en comisión para hacerse cargo de conducirlo, con lo que las diferentes sedes del Programa quedaron comunicadas entre sí, y con los organismos y servicios con los que el PEDECIBA ha debido establecer contactos.

Al final del período de referencia, las sedes del PEDECIBA son las que se indican en el Anexo 4.

3.1.3. Consecuencias de los cuidados puestos en la organización inicial.

Si nos hemos detenido en estos dos aspectos iniciales de naturaleza complementaria:

es porque consideramos que ellos han motivado y posibilitado algunas de las características de funcionamiento más positivas del PEDECIBA, sin las cuales los logros científicos del Programa no hubieran sido posibles.

Enumeramos algunas de estas características, que, aunque nunca aparecieron como metas directas del PEDECIBA, han sido de todas maneras importantes logros del Programa:

3.2. Puesta en marcha y seguimiento de las principales acciones en apoyo a la actividad científica y a la formación de recursos humanos para las ciencias.

3.2.1. Diversidad entre las áreas.

Una vez constituidos los elencos de investigadores de cada área y designados por ellos los Consejos Científicos, la vida del Programa se desarrolló en cada área de manera muy activa. Las diversas iniciativas surgidas en las áreas pasaron a ser el motor principal del Programa.

Con un criterio que la experiencia, incluso comparativa, mostró que era el más adecuado, la Comisión Directiva del PEDECIBA no pretendió crear un marco rígido de funcionamiento para las áreas, sino que aceptó y hasta estimuló su diversidad.

Sin perder la coherencia en los aspectos fundamentales, el Programa admitió diferentes criterios de estímulo a la actividad científica, a la captación de recursos humanos, al desarrollo de los laboratorios, adaptados a la heterogeneidad existente entre las áreas, debida a la esencia diferente del trabajo científico de cada una de ellas, o a su diverso grado de desarrollo.

3.2.2. Maestrías y Doctorados en Ciencias.

A partir del primer año de actividad del Programa, comenzaron a desarrollarse los programas de postgrado: maestrías y doctorados. Las características generales de las maestrías y de los doctorados en las cinco áreas fueron establecidos mediante reglamentos aplicables al Programa en su conjunto, y cada área definió en cada caso algunos aspectos más específicos. Los títulos de Magister en Ciencias, y de Doctor en Ciencias son expedidos por la Universidad de la República.

Al término del período de referencia, 291 estudiantes están inscriptos en las maestrías y doctorados, y 263 títulos ya han sido otorgados. Las respectivas distribuciones por nivel del postgrado y por área se indican en el Anexo 3.

3.2.3. Apoyo directo a investigadores y a los laboratorios.

En el ámbito del Programa, funcionan ochenta y nueve laboratorios o grupos de investigación, cincuenta y dos en el Area de Biología, nueve en la de Física, cinco en la de Informática, cuatro en la de Matemática y diecinueve en la de Química.

El 58% del presupuesto del PEDECIBA se invierte en el apoyo al funcionamiento de esos laboratorios y grupos, a través de pequeñas subvenciones a proyectos, contribuciones destinadas a la adquisición de pequeños equipos o materiales fungibles para los laboratorios en los que se desarrollan los trabajos de tesis de los postgraduandos, y adquisición de bibliografía.

Investigadores visitantes.

Una de las acciones que el PEDECIBA ha apoyado en todas las áreas, ha sido la de financiar total o parcialmente la invitación de científicos, para realizar investigaciones conjuntas con integrantes del Programa, para dictar cursos de postgrado, y para coorientar y evaluar trabajos de tesis. El número acumulado de visitantes al fin del período de referencia es de aproximadamente seiscientos.

Participación en congresos.

La participación de investigadores y graduandos del Programa en reuniones científicas internacionales, ha sido sistemáticamente apoyada por el PEDECIBA.

Organización de reuniones nacionales e internacionales.

Aunque la proporción del presupuesto del Programa destinada a la organización de congresos, talleres, u otras reuniones científicas realizadas en nuestro país es relativamente pequeña, estas reuniones han dado la oportunidad de medir la capacidad de convocatoria y de organización de los diferentes grupos de trabajo, y los resultados han sido muy gratificantes para el Programa.

3.3. Establecimiento de vínculos internacionales, y obtención de apoyos externos.

Los consejos científicos de las áreas, o la propia Comisión Directiva del PEDECIBA, utilizaron los vínculos existentes entre los científicos del Programa y colegas extranjeros e instituciones de promoción de la ciencia para gestionar apoyos provenientes de agencias internacionales, y de países desarrollados, y, a solicitud de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto de la Presidencia de la República (OPP), el PEDECIBA colaboró en varias oportunidades en la calificación de proyectos o aspirantes a obtener becas de parte de la cooperación internacional.

Por gestiones directas, o a través de la OPP, investigadores vinculados al PEDECIBA recibieron subvenciones para sus proyectos, por un monto de aproximadamente US$ 2:000.000.- de la Comunidad Económica Europea, de la Agencia Sueca de Cooperación Internacional (SAREC), de la Fundación Internacional para la Ciencia (IFS) y de diversas Universidades e Institutos de Investigación.

En 1991, la Agencia Española de Cooperación Internacional donó al PEDECIBA la suma de US$ 70.000.- para que fuesen utilizados en el cumplimiento de sus fines.

Cuando el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (CONICYT) gestionaba en 1992 el otorgamiento de un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo, nuestro Programa solicitó que se incluyera en el pedido una suma a ser utilizada por el PEDECIBA para la subvención de proyectos y para el desarrolo de recursos humanos.

El CONICYT aceptó el pedido, y gestionó que el PEDECIBA dispusiera de US$ 1:700.000.- para la formación de recursos humanos, y que de las sumas dispuestas para la subvención de proyectos, US$ 1:800.000.- se reservaran para proyectos presentados por el PEDECIBA. La gestión fue exitosa, de modo que el PEDECIBA contó con el mencionado apoyo, que fue hecho efectivo en su mayor parte entre 1993 y 1997.

En diversas oportunidades, algunas sumas de menor cuantía, que en su conjunto alcanzan a los US$ 187.724.-, fueron entregadas al PEDECIBA con el acuerdo de que fueran utilizadas para el cumplimiento de finalidades específicas de interés de alguna de las áreas. En estos casos, se ha aprovechado la modalidad de administración del Programa para dar a los recursos en cuestión la mejor utilización posible, dentro de las circunstancias de cada caso.

El Anexo 1 incluye una gráfica que permite comparar el presupuesto regular del PEDECIBA con las sumas captadas de manera indirecta, a las que acabamos de hacer referencia.

3.4. Gestión de la continuación de las actividades del Programa.

Una vez terminado el período inicial para el cual fue diseñado y presupuestado el Programa, sus integrantes consideraron imprescindible que el PEDECIBA continuara funcionando, para consolidar algunos de los logros obtenidos, tales como la formación de investigadores, y porque otros resultaron ser de interés permanente, tales como ofrecer un lugar de discusión de los problemas de la ciencia entre el poder político, la Universidad, y los actores directos de la actividad científica.

Por ese motivo, a partir de la finalización del período para el cual se estableció la financiación inicial del Programa, el PEDECIBA gestionó ante el Poder Político la permanencia del apoyo económico que permitiera la continuación de sus actividades. Durante algunos años la continuidad estuvo en duda, por falta de medios, ya que el Programa recibió aportes que apenas alcanzaban para mantener la estructura administrativa funcionando, pero no le permitían mantener su capacidad de innovación puesta de manifiesto en los primeros tres años. Finalmente, en 1993, el Parlamento aprobó con el apoyo de todos los partidos políticos, la inclusión en el Presupuesto de la Nación a partir de 1994, de una partida para el PEDECIBA, de nivel similar al monto anual de los gastos e inversiones que el Programa había alcanzado antes de reducir sus actividades por la escasez de recursos del período inmediatamente posterior a 1989.

3.5. Reformulación de metas, y adecuación del Acuerdo a la nueva realidad del PEDECIBA, en tanto programa permanente en continuo proceso de adaptación e innovación.

Entre 1995 y 1997, al tiempo que las áreas intensificaban sus acciones tendientes a la consolidación de los postgrados, y continuaban reforzando la actividad de los diferentes grupos de investigación, el PEDECIBA procesó una reformulación de sus metas para adecuarlas a su nueva realidad de programa permanente. El resultado de este estudio está contenido en documentos de trabajo de la Comisión Directiva, y se refleja en el proyecto de nuevo acuerdo entre el Ministerio de Educación y Cultura y la Universidad de la República, que el Pedeciba sometió a la consideración de estas dos instituciones en octubre de 1997, y que obtuvo la aprobación de la Universidad en diciembre de ese mismo año. El proyecto continúa a estudio del Ministerio. Su texto constituye el Anexo 6.

4. Informes de las áreas del Programa.

El Anexo 5 contiene los puntos de vista de cada una de las áreas del Programa, sobre lo actuado en el período de referencia.

5. Comentarios finales.

Terminamos este informe con una constatación a modo de conclusión, y con una recomendación.

5.1. Una conclusión.

Para atender al cumplimiento de sus metas, el PEDECIBA debió darse una organización que se superpuso a la de las instituciones que albergan a sus investigadores, estableciendo una complementación armónica. Se armó una pequeña estructura administrativa, se seleccionaron los investigadores en sus tres niveles, y éstos designaron los Consejos Científicos y sus representantes en la Comisión Directiva.

Esto se hizo con criterios muy exigentes, pero, aún así, adecuados al medio que el PEDECIBA pretendía contribuir a desarrollar.

No menos exigentes fueron la selección de los estudiantes de postgrado, el nivel de los cursos dictados, y las evaluaciones de los trabajos de tesis realizados.

Como consecuencia, además de posibilitar el cumplimiento de las metas específicas, el PEDECIBA obtuvo como subproductos no menos importantes, algunos resultados paralelos:

En resumen: el rigor puesto en la correcta ejecución de los pasos tendientes al cumplimiento de los objetivos primarios, ha tenido importantes resultados añadidos al logro de esos objetivos primarios.

5.2. Una recomendación.

Como es obvio, el recurso más importante en que se basa la actividad del PEDECIBA, y que el PEDECIBA contribuye a conservar y perfeccionar, es el recurso humano.

De nada servirían los esfuerzos realizados durante los once años de funcionamiento del Programa, ningún aprovechamiento tendrían a la larga los insumos presupuestarios a él destinados, si los actores de la actividad científica no pueden realizar su actividad en condiciones de trabajo al menos aceptables.

El PEDECIBA ha procurado, y entendemos que con éxito, dentro de su relativamente reducida capacidad presupuestaria, mejorar las condiciones existentes, y ofrecer nuevas facilidades de trabajo, en lo que se refiere a intercambio de investigadores y estudiantes, dotación de laboratorios con pequeños equipos y materiales fungibles, actualización bibliográfica, entre otros aspectos.

Sin embargo, tan importante para el trabajo científico como esas condiciones objetivas de trabajo, es la completa dedicación del investigador a su tarea científica. En efecto, como cualquier tarea creativa, la investigación científica se realiza sin pausa, dentro y fuera de los laboratorios, haciendo uso y sacando provecho de toda aquella capacidad intelectual que el investigador esté dispuesto a dedicarle.

La eventual disposición a este trabajo está influida muy negativamente por las dificultades que el investigador pueda sentir para el mantenimiento de un nivel de vida que él entienda decoroso para él y su familia, sea en términos absolutos, sea en términos comparativos, considerando la situación de otros profesionales dentro del país, o de sus colegas de la región.

En los últimos años ha surgido la iniciativa de poner en funcionamiento un Sistema Nacional de Investigadores, como un medio para contribuir a adecuar los ingresos de los investigadores, y ésta ha llegado a contar con una aprobación parlamentaria, aunque aún no están disponibles los fondos que permitan ponerla en funcionamiento.

Por las consideraciones precedentes, formulamos la recomendación de que sea atendido este problema, sea a través de la cuidadosa puesta en marcha del mencionado Sistema, sea por otros medios tanto o más efectivos. De no resolverse satisfactoriamente, se vería gravemente comprometido el mantenimiento de los logros obtenidos por los científicos nacionales y por el PEDECIBA en particular.

DOCUMENTOS PEDECIBA